TRADUCE APUNTES A CUALQUIER IDIOMA

15 octubre 2010

LA MAISON BLANCHE. ORIGEN DE LA CARRERA DE LE CORBUSIER - Urb. Luis Gualtieri.

La Villa Jeanneret-Perret o Maison Blanche (casa blanca en francés) fue concebida por Charles E. Jeanneret. (antes de adoptar el seudónimo de Le Corbusier) para sus padres, Georges E. Jeanneret Gris y Marie Charlotte A. Perret en 1912.   Situada en lo alto de su ciudad natal, la Chaux-de-Fonds, esta fue su primera realización independiente, es decir, sin la influencia de su maestro L’Eplattenier y de René Chapallaz.   Se considera el punto de origen de su carrera, ya que ella refleja el distanciamiento de los postulados del Art Nouveau regionalista o Style Sapin y el acercamiento al Neo-clasicismo alemán y francés; una consecuencia directa de su permanencia en estos dos países y de su Viaje de Oriente (Voyage d’Orient).




Vista de la Maison Blanche desde la terraza.   
Foto: Luis Gualtieri 2006 ©

HISTORIA DE LA VILLA
En 1912, cuando apenas tenía 25 años, el joven Jeanneret decidió abrir su propio atelier de arquitectura, ya que consideró que había reunido los conocimientos necesarios durante su estancia en Paris, con Auguste Perret y en Berlin, con Peter Behrens como para dar el siguiente paso.  No trascurrió mucho tiempo antes de recibir dos encargos importantes, uno era una casa para sus padres en los altos de Pouillerel (la misma colina donde había construido sus primeras villas) y el otro era una Mansión para el magnate Georges Favre-Jacot (fundador de la reconocida marca de relojes Zénith) en la cercana comunidad de Le Locle.   La atención de sus padres siempre recayó en los dones musicales de su hermano mayor Albert, así que muy emocionado por la confianza que ellos habían depositado en él, se precipitó en diseñar una vivienda al estilo Neo-clásico, en la cual cometió muchos errores.


Como si de un palimpsesto se tratase, corrigió en obra los fallos, incorporando puertas, suprimiendo ventanas, cambiando colores y revestimientos hasta estar conforme con la armonía obtenida.  Como era de esperarse, esta práctica dejó vacios los bolsillos de los padres, sin embargo, no hicieron campaña alguna para refrenar al joven entusiasta.   La villa en construcción rápidamente destacó por su franca volumetría carente de ornamentos y por su color blanco, el cual contrastaba con el verdor de su entorno, es por esta razón que obtuvo el apelativo de Maison Blanche.


Contraste de la Maison Blanche con su entorno.  
Foto: Luis Gualtieri 2006 ©


Este fue un periodo difícil para el chico, ya que sus búsquedas y reflexiones arquitectónicas lo llevaban lejos de las ideas que había aprendido con su mentor L’Eplattenier.   Paulatinamente su ciudad natal adquiría un aire de mediocridad y conformismo, donde lo vanguardista era fuertemente atacado o en el peor de los casos, ignorado por simples celos o envidia.   Las incesantes críticas de sus colegas le hicieron cada vez más acariciar la idea de expatriarse a Paris.  
 
Con el exterior de la villa acabado y las labores constructivas bastante adelantadas, sus progenitores decidieron habitarla en octubre de ese mismo año.   A su término, está obra temprana y poco evolucionada de Le Corbusier  ya mostraba algunos rasgos que van a caracterizar más adelante a su arquitectura, como la Promenade o recorrido arquitectónico, un incipiente gesto de la fachada continua y la relación armónica entre lo construido y lo verde.   El joven Jeanneret vivió y trabajó en la casa episódicamente hasta 1917, cuando finalmente partió a Paris motivado por  un conflicto legal con el propietario de la Villa Turque (Anatole Schwob) debido a que  sobrepasó por mucho el presupuesto inicial del proyecto.  En 1919, sus padres se mudaron de vecindario y  la casa fue puesta en venta.  
        


 Le Corbusier sentado en su alcoba junto a su hermano Albert. 
Foto Cortesía de la AMB ©
 

         Los Padres de Le Corbusier descansando en la alcoba principal.  
Foto Cortesía de la AMB ©

Con el paso de los años, el inmueble cambio de dueños muchas veces, sufriendo alteraciones de tipo formal y espacial; ya casi en estado de abandono, este fue ofertado por última vez en 1994, pero su difícil acceso aunado a su prolongado deterioro, desmotivó a los potenciales compradores, muchos de ellos consientes del valor del edificio.
A finales del siglo pasado,  varias personalidades del mundo artístico y político unieron sus esfuerzos para crear la Asociación Maison Blanche  (AMB), con el objeto de adquirir la propiedad y sus terrenos adyacentes.   Gracias a la ayuda de  algunos organismos gubernamentales y privados se logró tal meta el 16 de mayo del 2000.  


RESTAURACIÓN DE LA MAISON BLANCHE


Una vez obtenidos los derechos sobre la Villa, la Asociación Maison Blanche, formó un equipo multidisciplinario para evaluar y reparar los daños ocasionados por el tiempo, los elementos y el abuso de anteriores propietarios.    Para liderar el equipo se buscó al arquitecto-decorador, Pierre Minder, el cual diseñó un plan bastante preciso que permitiría devolver a la casa su brillo original.   Como punto de partida se examinaron antiguas fotos, paletas de colores y planos primigenios (proporcionados por la Fundación Le Corbusier), los cuales fueron confrontados con el estado ulterior.
La restauración se enfocó principalmente en reemplazar  el antiguo techo de tejas de fibrocemento, reforzar el muro de contención que separa  a la terraza del Jardín, reconstruir el enrejado de madera, la Chambre d’ Été  y la pérgola (removidos en la década de los 50), reparar los radiadores responsables de la calefacción (que colapsaron décadas atrás por una helada), restablecer y optimizar el antiguo sistema eléctrico, entre otras cosas.


Algunos mobiliarios del periodo 1912-1919 como lámparas, sillas, sofás y molduras, fueron recuperados por artesanos.  Los motivos de las paredes fueron meticulosamente retocados bajo la supervisión del conservador-restaurador, Michel Muttner, el cual utilizó pigmentos minerales de alta calidad, suministrados por la empresa KTcolor.   Ciertos tablajes de las paredes, así como la mayoría del suelo de Linóleo sobrevivieron milagrosamente a los embates del tiempo.


Living Room de la Maison Blanche para 1912. 
Foto Cortesía de la AMB © 



Living Room de la Maison Blanche en la actualidad. 
Foto Cortesía de la AMB ©


El jardín fue acondicionado por el arquitecto-paisajista Peter Wullsch, el cual plantó únicamente rosales blancos para reforzar el apelativo de la casa.   Por otro lado, reconstruyó las circulaciones axiales planteadas por Le Corbusier en 1912 (estas fueron hechas con adoquines de terracota).




Jardín de la Maison con sus rosales blancos y la Chambre d’ Été al fondo.  Foto: Luis Gualtieri 2006 ©
                   
Acceso Principal con la Maison al fondo.
Foto: L-G 2006 ©

               

Vista de la Maison desde la Terraza.
Foto: L-G 2006 ©

    Vista de la Maison Blanche desde el acceso trasero.   
Foto: Luis Gualtieri 2006 ©
              


Vista del sendero que conduce al jardín.   
Foto: L-G 2006 ©  
 
Vista de la pérgola del jardín.
Foto: L-G 2006 ©





Detalle de la puerta del acceso trasero.  


Foto: Luis Gualtieri 2006 ©

Esta espléndida casa evidencia la transición  de la arquitectura de principios del siglo XX, aquella que cambió el ornato por la limpieza de las formas y el valor del espacio.   Ella ha sido inscrita por el país helvético en la serie de obras de Le Corbusier que pretenden ser declaradas como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en la próxima reunión del ICOMOS a llevarse a cabo en el 2012.


Agradecimientos:
ASSOCIATION  MAISON  BLANCHE
12 Chemin de Pouillerel 2300 Chaux-de-Fonds / Suiza..
E-mail: contact@maisonblanche.ch




LUIS GUALTIERI
Urbanista (USB). Desde 1999, realiza viajes a paí­ses como Italia, Francia, España, Grecia, Londres y Egipto, para estudiar su arquitectura más importante. Posteriormente se radica en Roma y hace un estudio ambiental para la Universidad de La Sapienza. Trabaja para el bufete de arquitectos BISCIARDI, durante su estadí­a en Italia.  Posteriormente se traslada a Parí­s para comenzar una investigación sobre Le Corbusier, la cual le hará visitar paí­ses como: Suiza, Alemania, Bélgica, URSS, India, entre otros. En el 2004, participa en el "National Symposium of Architects of  India" y obtiene el primer lugar en el concurso "Monument to the city of Chandigarh",  en ese mismo viaje de estudio, el departamento de turismo, le otorga una mención honorí­fica por su especial interés en la ciudad y sus habitantes. En el 2005, realiza negociaciones con una editorial en Francia y la Fundación Le Corbusier, para publicar una edición  actualizada y moderna sobre Le Corbusier en Español y Francés. En mayo del 2004, participa en la segunda edición de "Le Festival Artistique" que se hace en la "Cité Universitaire" de Parí­s y obtiene el premio "Meilleur Participation Créative".  En Octubre de 2006 gana el concurso lingüístico “America Latinissima” y participa junto a otros jóvenes latinoamericanos de un Sejour por Roma y la región del Abruzzo.

E-mail: gggualluis@yahoo.com

No hay comentarios:

BUSCA TUS TEMAS FAVORITOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LOS ARTÍCULOS MAS LEÍDOS DE LA SEMANA

TE INVITARNOS A SEGUIRNOS