TRADUCE APUNTES A CUALQUIER IDIOMA

15 agosto 2009

Construyendo con sacos de arena y alambre





Nader Khalili, iraní de nacimiento, californiano de adopción, no es un arquitecto del montón. A finales de los setenta, en Cal-Earth, la organización en la que trabaja, desarrolló el superadobe ('superblock', en inglés), una técnica de construcción a base de sacos de arena y alambre de espino, a prueba de sísmos y probada por las exigentes autoridades de California.
En pleno desierto de Mohave, en Hesperia (a 70 km al Este de Los Ángeles), se encuentra la máxima expresión de su obra, una ciudad de arena donde muestra su técnica constructiva. Casas redondeadas, acabadas en cúpulas, amplias, de diferentes tamaños y formas. Una técnica que también ha aplicado en la construcción de un poblado en el corazón de Asia Central y en las zonas afectadas por el tsunami de Indonesia.

En 1984, Khalili presentó su proyecto ante los técnicos de la NASA bajo el título 'Bases lunares y actividades espaciales en el siglo XXI', viable en una hipotética colonización extraterrestre. Pero se cansó de esperar a que le llamasen para construir 'apartamentos lunares' y el iraní lleva años aplicando su método, las casas lunares son sólo un uso más.

El 'súper adobe' puede emplearse para construir cualquier tipo de vivienda. Hasta la fecha, su aplicación más extendida han sido los campamentos de refugiados de zonas afectadas por movimientos sísmicos. "El coste de una tienda de campaña, que es el sistema más habitual para estas situaciones, es superior al de una casa-refugio construida con el método 'super adobe'", comenta orgulloso Khalili, que calcula su coste en unos 200 dólares, menos de 150 euros.

Pero su técnica no sólo es aplicable a campamentos de urgencia. "Hemos construido casas de cuatro habitaciones, dos baños e incluso dos garajes", dice. "Toda España es muy seca y desértica, muchos lugares están perdiendo bosque muy rápidamente. Estas viviendas son útiles para preservar la naturaleza, limpiar el aire, etc. porque en su construcción no se utiliza absolutamente nada de madera", añade.

El proceso para construir una casa es simple: la tierra se deposita en bolsas tubulares que se disponen en círculo -en el modelo menos sofisticado-, levantando las paredes hasta conseguir una especie de cúpula. El alambre de espino sirve para unir las distintas capas de bolsas.

El tamaño de las casas variaría desde la más simple, que dispone de una sola habitación, a las más sofisticadas que pueden tener varias e incluso más de una planta, "en este caso no son recomendables para zonas que sufran sísmos", puntualiza Khalili. Las viviendas están equipadas con todos los servicios básicos, agua corriente, luz, etc., además aisladas naturalmente gracias a sus materiales de construcción, dice Khalili.

Khalili es asesor de la ONU para la arquitectura sostenible. Su método resiste terremotos, huracanes e incluso maremotos y ha sido avalado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que lo empleó en 1995 para establecer un campamento de personas desplazadas desde Irán a Irak

1 comentario:

Josefina dijo...

¿Quién hubiera pensado que unas bolsas de arena apiladas se podrian hacer casas? Me parece maravilloso que con esos materiales de construccion se pueda acoger y darle techo a una familia :) Excelente post!!

BUSCA TUS TEMAS FAVORITOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

LOS ARTÍCULOS MAS LEÍDOS DE LA SEMANA

TE INVITARNOS A SEGUIRNOS